Valores esenciales para vivir y educar

/, Psicología infantil/Valores esenciales para vivir y educar

Valores esenciales para vivir y educar

Todos los padres del mundo manifiestan con sinceridad que quieren lo mejor para sus hijos. Lo difícil es saber qué es lo mejor y ser capaz de dárselo. Lo mejor para un niño puede no ser apropiado para otro. Cada niño necesita una guía según su edad, su personalidad y sus circunstancias.

hands-105455__180

Para educar a nuestros hijos debemos ser capaces de transmitirles unas normas de comportamiento, unos buenos hábitos y unos valores universales y ello solo es posible hacerlo desde dentro de una relación que habremos de ir construyendo día a día con amor, cariño y paciencia.

family-810297_640

Observo que existen hoy, julio del 2015, problemas de conducta en los niños y jóvenes españoles relacionados con la desobediencia, la rebeldía y la falta de respeto. En los padres de estos niños existe una actitud sobreprotectora hacia sus hijos que propicia las conductas mencionadas. De aquí surgen niños caprichosos que no valoran el esfuerzo y que se rinden con facilidad ante las dificultades que presentan los nuevos aprendizajes.

Trastorno Depresivo

 

Estos hechos sugieren una reflexión sobre nuestros propios valores y cómo los vivimos. La educación de nuestros hijos puede servirnos para prestar una atención especial a nuestros valores y en particular a aquellos que deseamos transmitirles.

statue-243340_1280

Los sucesivos artículos que encontrarás con el encabezamiento “Valores esenciales para vivir y educar” te ayudarán a  vivir cada día algunos valores esenciales para ti y para tu familia.

color-787251_1280

Espero que este sea un camino provechoso, gratificante y útil para vosotros y para mí. Por ello te invito a que participes activamente con tus comentarios que leeré con detenimiento y que podrás publicar en el blog, en la web o en mi correo profesional: info@andresgaspar.es

Si deseas recibir en tu buzón estos artículos introduce tu correo electrónico en este blog.

2015-07-27T13:38:58+00:00julio 27th, 2015|Familia, Psicología infantil|0 Comments

Leave A Comment