La inteligencia emocional

La inteligencia emocional

 

A principio de los años noventa el psicólogo de Yale Peter Salovey y su colega John Mayer de la universidad de New Hampshire acuñaron para la inteligencia “interpersonal” e “intrapersonal” el gráfico nombre de inteligencia emocional. El tema despertó la atención mundial gracias al psicólogo de Harvard Daniel Goleman, de cuyo libro “Inteligencia emocional” en pocos meses se vendieron solo en Estados Unidos medio millón de ejemplares.

El mérito de Salovey y Mayer estriba en que concretaron qué es lo que integra la competencia emocional. Identificaron cinco capacidades parciales diferentes:

eyes-681613_1280

  • Reconocer las propias emociones. Solo quien sabe por qué se siente como se siente puede manejar sus emociones, moderarlas y ordenarlas de manera consciente. Para desarrollar esta habilidad pregúntate muchas veces al día cómo te sientes con lo sucedido, con esta persona, con tu hijo por lo sucedido ayer o con la reunión en la que vas a participar en diez minutos.

emotions-371238_1280

  • Saber manejar las propias emociones. No podemos elegir nuestras emociones. Pero si podemos elegir el modo y el momento de expresarlas. Podemos permitirnos expresar la rabia con palabras adecuadas. Podemos llorar sin pudor cuando el dolor nos sobrecoge. Podemos transformar la ira en determinación y valor para afrontar una situación difícil. Podemos expresar nuestro amor en forma de ternura. Podemos aprender a tolerar el miedo e impedir que nos limite la existencia. Podemos transformar la envidia en admiración y los celos en una petición de amor. Podemos elegir amarnos y respetarnos ante los momentos de tentación y de riesgo para nuestro plan de vida y nuestros proyectos. Podemos aprender a renunciar y a decir que “no” a nuestros primeros impulsos.

basketball-95607_1280

  • Utilizar y desarrollar todo nuestro potencial. Un 10% de inspiración y un 90% de esfuerzo. Los verdaderos buenos resultados requieren cualidades como la perseverancia, disfrutar aprendiendo, tener confianza en uno mismo y aprender a sobreponerse a las derrotas. Humildad, paciencia, observación, gratitud, valoración de nuestras cualidades y superación de nuestras debilidades. “Vivir tal y como nos gustaría llegar a ser algún día”.

child-776427_1280

  • Saber ponerse en el lugar de los demás. La empatía es la capacidad de sintonizar con las emociones de quien nos habla. Es atender a su mensaje y al modo en que nos lo cuenta. Su rostro, su tono de voz, su mirada, sus ojos, sus pausas. Dejando nuestro mundo a un lado para solo entregarnos a quien nos habla. Escuchar siendo capaz de comprender sentimientos y pensamientos no dichos.

girls-407685_1280

  • Habilidades sociales. Iniciar conversaciones; terminarlas; preguntar y contar con un cierto equilibrio; participar en un grupo; escuchar activamente; conversar y expresar opiniones sin ofender; elogiar y expresar quejas; negociar una decisión buscando el beneficio de la mayoría; ser respetuoso y hacerse respetar.

kids-775345_1280

 

Salovey y Mayer defienden la tesis de que las habilidades emocionales por ellos descritas pueden aprenderse y desarrollarse. En primerísimo lugar esto se consigue haciendo un esfuerzo por percibir de manera consciente las propias emociones y las de los demás. La atención es la base para una mejor gestión de las propias emociones y un trato más consciente con los demás.

Leave A Comment