El Río de la Vida

//El Río de la Vida

El Río de la Vida

Vivimos en un río que fluye sin cesar. En el río de la vida el agua es el tiempo que corre y corre haciendo que cada instante sea único e irrepetible.

Esta cualidad de inquietud común a todos los seres vivos y a la vida en sí misma puede ser fuente de sufrimiento porque todo lo que amamos es perecedero porque nosotros lo somos; o también puede ser fuente de felicidad porque también nuestro dolor cambia, se mueve y termina pasando como las aguas de un río.

Si aceptamos que la vida es lo uno y lo otro, canto y llanto, fluiremos por el río de la vida disfrutando de sus placeres y aceptando sus sinsabores sin acrecentar estos y valorando aquellos.

El cambio permanente en nosotros y en nuestras vidas, aun doliendo, es lo que hace posible crear y construir aquello que más deseamos y, si así lo elegimos, crecer nosotros mismos.

Podemos convertirnos en víctimas pasivas y dolientes de nuestras circunstancias presentes y pasadas o, por el contrario, podemos decidir ser artesanos y protagonistas de nuestro futuro creándolo cada día con los materiales de estas mismas circunstancias.

En cada minuto de nuestras vidas tenemos la libertad de elegir mirar con gratitud hacia todo lo que significa estar vivos y ser humanos o podemos recrearnos en lo que nos falta, lo que nos duele y lo que hicimos o no hicimos en el pasado. Lo que nos hicieron otros, lo que nos sucedió o los errores que cometimos.

Si elegimos vivir y no sufrir, abrimos la puerta del salón de actos en el que podremos soñar, imaginar y preguntar a nuestro corazón por su deseo más profundo. Después, démosle todo el tiempo necesario para que se pronuncie y nos revele su gran anhelo. Su mensaje nos puede parecer misión imposible pero haremos muy bien en meditar sobre este y reposar sus palabras pues en ellas encontraremos las claves que nos guiarán en el camino hacia nuestro completo desarrollo y la felicidad profunda y duradera.

 

2015-04-20T18:40:42+00:00abril 12th, 2015|Sin categoría|0 Comments

Leave A Comment