Crisis de Pareja Como Oportunidade de Unión y Crecimiento

//Crisis de Pareja Como Oportunidade de Unión y Crecimiento

Crisis de Pareja Como Oportunidade de Unión y Crecimiento

Enamorarse es el principio. Una revolución ocurre dentro uno y, con suerte, dentro de dos seres humanos.
Mostramos y desarrollamos nuestro mejor yo y al mismo tiempo vemos todo el valor y la belleza de otra persona. Nuestra mirada, centrada en las virtudes del otro ser, causa una honda y duradera impresión en su corazón. Nos sentimos queridos y valorados como siempre hemos deseado y necesitado. La mirada, las palabras y las caricias del ser amado nos colman de placer, de ternura y de bienestar.
Este regalo de la naturaleza es exclusivo privilegio de los seres humanos hasta donde yo sé y me han contado.

Enamorarse es todo esto y también un poderoso impulso para crear un vínculo duradero en el que puede nacer y crecer o no un amor maduro, completo y romántico entre dos personas. La transformación de cada pareja enamorada en una relación de amor profundo y duradero depende de muchos factores y no hay dos amores iguales ni los ha habido ni los habrá. Cada vez que dos personas se conocen y se enamoran se abre una puerta hacia un amor nuevo que habrán de crear, inventar, construir y vivir sus dos protagonistas. Este amor maduro, romántico y profundo deberá reunir algunas características para crecer y sobrevivir.
Deberá nacer de un respeto, una admiración y un afecto mutuos. Deberá crecer hacia un compromiso de desear y procurar por todos los medios la felicidad del compañero. Los amantes habrán de construir día a día, momento a momento, un lugar común y seguro donde abrir sus corazones y compartir los pormenores de su vivir diario. Un lugar donde encontrarse cada día o muchos días para decir lo que no pueden decir, para mostrar su mundo interior al otro y ver el suyo. Para ver y contemplar su propio mundo interior a través de la mirada, la piel y las palabras del otro. Un lugar donde ser sinceros, donde ser escuchados y comprendidos. Donde no estar solos. Un lugar donde amar, ser amado y donde aprender a vivir y a morir mientras vivimos.
Esta hermosa y difícil empresa de crear y vivir este lugar común donde el amor verdadero crece es el camino que cada par de enamorados deberá recorrer si quiere ver su pasión transformada en un amor profundo y sincero. Un amor activo en el que la felicidad del otro se une a la propia; en el que el dolor y el sufrimiento del otro es también el nuestro. Un amor que precisará del esfuerzo y el sacrificio de ambos protagonistas para crecer y madurar.
Muchos obstáculos y adversidades deberán superar la pareja. Enfermedades, hijos difíciles, accidentes, cambios, presiones familiares, sociales y laborales; Infidelidades, aburrimiento, cansancio, vejez. Cada obstáculo nombrado puede por sí solo desencadenar una crisis de pareja y debilitar el amor y el vínculo hasta destruirlo. O, por el contrario, podrá unir y fortalecer a los amantes avivando una y otra vez la llama de este singular amor humano, el amor romántico y maduro.
En ocasiones ante una o varias de las adversidades nombradas la pareja necesitará una ayuda externa y profesional para comprender en profundidad las circunstancias y actuar con eficiencia. Admitir esta posibilidad y actuar en consecuencia es un signo de inteligencia y fortaleza que en muchos casos permitirá a los protagonistas superar una crisis de pareja y salir de ella más unidos y felices.

2015-04-20T19:19:59+00:00enero 26th, 2015|Sin categoría|0 Comments

Leave A Comment